Etiquetas

, , , , , , , ,


¿En verdad los vampiros existen? O ¿en verdad existieron? al menos en Bulgaria todo hace suponer que es posible que el folclor popular, haya llegado más allá de nuestra imaginación.

Un vampiro es, según el folclore de varios países, una criatura que se alimenta de la esencia vital de otros seres vivos (usualmente bajo la forma de la sangre) para mantenerse activo. En algunas culturas orientales y americanas aborígenes, el vampiro es una deidad demoníaca o un dios menor que forma parte del panteón siniestro en sus mitologías.

En la cultura europea y occidental, así como en la cultura global contemporánea, el prototipo de vampiro más popular es el de origen eslavo, el de un ser humano convertido después de morir en un cadáver viviente que es un depredador chupasangre.

Pero el mito, como es conocido en nuestros días, además del citado temor a los bajos instintos es también una combinación compleja de varios temores y creencias humanas que incluyen: la atribución a la sangre de ser fuente de poderío o vehículo del alma, el temor a la depredación y a la enfermedad o a la muerte y a su expresión más palpable como es el cadáver, así como a la fascinación temerosa por la inmortalidad y el instinto de supervivencia.

Algunos estudiosos sugieren que el mito del vampiro, sobre todo el que se popularizó en Europa después del siglo XVII, se debe en parte a la necesidad de explicar, en medio de una atmósfera de pánico colectivo, las epidemias causadas por enfermedades reales que asolaron Europa, antes de que la ciencia lograra explicarlas racionalmente

Existen numerosos y variados rituales que se utilizaban para identificar a un vampiro. La comprobación más socorrida consistía en la exhumación del cadáver sospechoso para verificar directamente si tenía las características tradicionales y destruirlo, práctica que llegó a ocasionar numerosas profanaciones de tumbas.

No se sabe a ciencia cierta si esto ocurrió en Bulgaria

Los pechos de dos esqueletos de cadáveres hallados en Bulgaria estaban atravesados con estacas de acero, por lo cual se presume pudieron haber sido vampiros.

Los cádaveres fueron descubiertos a la orilla del Mar Negro, los restos tienen una antigüedad de 800 años.

Los expertos explican que las estacas probablemente se deben a las creencias de ese entonces, cuando se acostumbraba enterrar a miembros nobles con una estaca en el corazón, para evitar que reencarnaran en vampiros.

Desde hoy, se exhiben en el Museo Nacional de Historia, en la capital, Sofía.

About these ads